Programa operativo | Programa académico

Programa Académico

Planteamiento del problema:

Periodo postclásicoLos sistemas de salud se encuentran en una encrucijada debido a que los retos que afectan a la población son un reflejo de la dinámica demográfica, epidemiológica, cultural y económica. América Latina sigue padeciendo un importante rezago epidemiológico que se manifiesta en la presencia de enfermedades infecciosas comunes, desnutrición y problemas de salud reproductiva. Sin haber resuelto los retos acumulados, la población de América Latina enfrenta ya una serie de presiones emergentes, tal como el envejecimiento demográfico -provocado por la disminución de la fecundidad y el aumento en la esperanza de vida-, el acelerado proceso de urbanización, la degradación del ambiente y la adopción de estilos de vida poco saludables, constituyen factores de riesgo que han contribuido a incrementar la incidencia de enfermedades no transmisibles y lesiones. Además, los sistemas de salud se han visto en la necesidad de confrontar los retos de nuevas infecciones, tales como el SIDA, o de enfermedades que están resurgiendo pese a haberse mantenido bajo control por mucho tiempo, tales como la malaria, el dengue, el cólera y la tuberculosis. Para complicar aún más el panorama, los sistemas de salud con mayor frecuencia se han visto en la necesidad de hacerse cargo de las consecuencias de diversas formas de desintegración social, incluyendo la guerra, el desplazamiento de las poblaciones y el creciente tráfico de drogas.

En el mundo entero se está dando una búsqueda por mejores formas de regular, financiar y prestar los servicios de salud. Existe un sentido de innovación inminente, por el cual una diversidad de países de todos los niveles de desarrollo económico y con todos los tipos de sistemas políticos se han embarcado en procesos de reforma. Si bien el resultado final es todavía incierto, es muy posible que esta búsqueda conduzca a nuevos modelos conceptuales y prácticos para los sistemas de salud.

En México, al igual que en muchos países, la combinación de estos problemas lo ha colocado frente a una serie de problemas nuevos, característicos de una sociedad en desarrollo, sin que haya logrado resolver por completo los viejos problemas relacionados con las sociedades más pobres. Así, el pasado y el futuro convergen en un presente que se torna complejo.

El aumento desorbitado de la población ha ocasionado que el Estado enfrente una creciente limitación de recursos, el mayor ritmo de crecimiento en las grandes ciudades y la presión social por cubrir sus necesidades propiciaron que en las zonas rurales más pobres se acentuaran los rezagos.5
En un México con todos estos cambios sociales, económicos, políticos y epidemiológicos de la población, hay procesos que no han sufrido cambio alguno, tal es el caso del servicio social en la carrera de medicina, que al igual que en sus comienzos se desarrolla en un periodo de un año, con prioridad en las comunidades con mayor rezago. El servicio social es un periodo académico obligatorio6 previo al proceso de titulación, las características del mismo permanecen a través de los años desde su creación, a pesar de los contundentes cambios de las propias comunidades en las que se desarrolla el Servicio Social. La prestación del servicio debe ser de tiempo completo lo que impide que el prestador pueda dedicarse a otra actividad y la remuneración económica otorgada es una beca que, al igual que el Programa del Servicio Social, no ha sufrido ninguna modificación, lo que origina que en la actualidad represente una cantidad que no les permita a los prestadores, solventar las necesidades básicas ni las de sus familias.

El servicio social de medicina tiene como propósito fundamental vincular al alumno con su entorno real y retribuir a la sociedad, en forma de acción social, lo que recibió durante su formación. Los médicos en servicio social son alumnos que cursan el último año de la carrera, es una etapa en la que el pasante debe adquirir conciencia de su nivel educacional, reafirme sus conocimientos y lo que es más importante, se replantee la relación que el médico tiene con los servicios de salud, con la propia comunidad y con los demás miembros del equipo de salud.1 Por eso la presencia de las Instituciones Educativas y las de Salud es de suma importancia en la supervisión y evaluación de las acciones del servicio social, para valorar el cumplimiento a lo estipulado en un Programa Académico que responda a las expectativas de la Universidad, de la Institución de Salud y del propio alumno.

Sin embargo, la carencia de un programa académico uniforme, ha ocasionado que los pasantes de medicina de una misma institución educativa, adscritos en una entidad federativa, realicen una práctica heterogénea, desempeñen funciones con base en la demanda individual y no en programas estatales donde estén consideradas las necesidades reales de la población en materia de salud. Ha fomentado que el pasante tenga durante su práctica escaso trabajo en equipo, duplicidad de algunas actividades, discontinuidad en las acciones de salud emprendidas en las comunidades, inexistencia de un mecanismo uniforme para recolectar, procesar y analizar información en salud, dificultad para supervisar y evaluar tanto el desempeño profesional del pasante como la eficacia y la eficiencia del servicio

Así mismo, la falta de un programa académico o su pobre cumplimiento, ha propiciado que el servicio social no cumpla con los objetivos para los que fue creado por falta de coordinación académica, tanto entre las instituciones educativas, como en las de salud. Es menester mencionar la casi nula supervisión y evaluación de los pasantes por las instituciones educativas y la inexistencia de una guía metodológica, que permita verificar la práctica del pasante en relación con el programa estatal, lo que, entre otros muchos factores, ha colocado al alumno en servicio social en una franca desventaja, pues el impacto que alcanza en la salud de la comunidad es escaso, lo que en muchas ocasiones le genera frustración, pues no tiene la alternativa de aplicar y retroalimentar su quehacer médico.

En un país en donde aproximadamente el 40% de las unidades de primer nivel de atención, brindan el servicio médico a través de médicos pasantes de manera exclusiva, resulta muy conveniente contar con médicos pasantes con una capacidad de respuesta uniforme, con conocimientos técnicos, epidemiológicos, clínicos básicos, de promoción y prevención actualizados en el contexto de la problemática de salud estatal, a fin de mejorar la calidad de la atención médica. Por lo que la existencia y cumplimiento al Programa Académico de Servicio Social permitiría disminuir la variabilidad en la respuesta de cada médico a los problemas de salud, contribuyendo al mejoramiento de la calidad de atención y coadyuvando en la formación del médico.

El Programa Académico para el Servicio Social de Medicina se cumple parcialmente en los diversos escenarios para realizar dicho periodo académico en el país. En varios estados del país, se realizan diversos esfuerzos en base a los recursos con los que se cuenta, existe diversidad en cuanto a la participación de las distintas escuelas y facultades de medicina en cuanto al desarrollo del Programa Académico, el cual carece de valor curricular. La supervisión del cumplimiento del Programa en comento no se hace en forma sistemática, ni en forma oportuna ni por las instituciones educativas, ni por las de salud, así mismo carece de evaluación del cumplimiento y por supuesto, del impacto en la formación del médico general.

Justificación

En los últimos años los sistemas de salud se han enfrentado a una contradicción fundamental: por una parte la atención primaria a la salud ha ganado terreno, se han aceptado sus postulados básicos, es decir, la extensión de cobertura, el uso de tecnologías adecuadas a las condiciones locales, la racionalización de los recursos a fin de producir una atención de bajo costo pero de alta calidad, la participación de la comunidad y la adopción de una estrategia anticipatoria basada en las necesidades de poblaciones definidas; por otra parte, los recursos humanos para la salud presentan desequilibrios que han generado subutilización y desperdicio de sus potencialidades, han ocasionado concentración de la fuerza de trabajo médica en zonas urbanas y su consecuente escasez en zonas rurales

Lo que ocasiona que en gran parte del país el primer contacto que se ofrece a la población que necesita atención médica es por recursos humanos para la salud que se encuentran en proceso de formación, la labor de los pasantes de las carreras del área de la salud es un pilar fundamental para hacer efectivo el derecho a la salud; así podemos observar que actualmente, cada año un promedio de 6,500 pasantes de medicina, 12,000 de enfermería, 2,600 de odontología y 3500 de otras carreras de la salud, colaboran en estas tareas junto con el personal de las instituciones aplicativas del sector salud.

El servicio social para los estudiantes de medicina en México es obligatorio, se integra por dos componentes fundamentales, uno académico y el otro asistencial. En los planes de estudio de la licenciatura de medicina en el país, se lleva a cabo en el último año escolar y es indispensable para obtener el título como médico general.

En su perspectiva educativa, el servicio social de medicina cobra mayor importancia, pues debe ser el año que por excelencia se enfoque a la vinculación de la clínica con la práctica de la Salud Pública, con el fin de proporcionar al futuro médico el escenario que favorezca no solo la aplicación de conocimientos previos sino el desarrollo de competencias para el ejercicio médico integral y de calidad en el primer nivel de atención.2
Así, resulta muy conveniente, contar con un Programa Académico que, al cumplirse en su totalidad, permita unificar líneas de acción, procesos de aprendizaje, temas específicos y además permitiría establecer una metodología de asesoría y evaluación estandarizada, planeada y enfocada a mejorar la calidad de la atención médica garantizando que durante el desarrollo del proceso el médico en servicio social logre los objetivos de aprendizaje.

El cumplimiento del Programa Académico que responda a las necesidades tanto de las instituciones educativas y de salud, que logre la integración académico-asistencial que contribuya a consolidar el proceso de enseñanza-aprendizaje en escenarios reales, que represente una alternativa de capacitación en salud pública y que fomente la investigación en salud.

El cumplimiento al Programa Académico de Servicio Social permitiría la ubicación de los prestadores de servicio en un contexto contemporáneo y de los problemas actuales que vive la sociedad; así como permitiría cubrir las expectativas de los médicos en formación.

Objetivos

1.   El cumplimiento al Programa Académico de Servicio Social permitiría la ubicación de los prestadores de servicio.

2.   Contribuir al proceso de enseñanza-aprendizaje de los prestadores de servicio social de medicina.

3.   Fomentar la investigación en salud pública en los Servicios de Salud Estatales.

4.   Coordinar esfuerzos entre las instituciones educativas y de salud a fin de consolidar la formación de recursos humanos en salud con alta capacidad resolutiva.

Metas

1.   Capacitar al 100% de los médicos pasantes en servicio social a través de un curso de actualización continua basado en los problemas de salud pública más relevantes.

2.   Evaluar el cumplimiento del programa académico en cada institución de salud receptora de médicos pasantes en servicio social.

3.   Garantizar la participación de las instituciones educativas en el desarrollo, supervisión y evaluación del Programa Académico.

4.   Evaluar el grado de conocimientos adquiridos durante el desarrollo del Programa Académico en el Servicio Social de Medicina.

5.   Garantizar el desarrollo de investigación en salud pública bajo supervisión y asesoría de las instituciones educativas y de salud a cerca de los problemas de salud más relevantes de la localidad de adscripción.

Estratégias

1.   Diseñar un curso de capacitación con la participación de las instituciones educativas y de salud basado en los problemas de salud pública más relevantes en la región, que se oferte con distintas modalidades a fin de garantizar que todos los médicos pasantes tengan acceso al mismo.

2.   Desarrollar un proceso de supervisión y asesoría a fin de garantizar el cumplimiento al Programa Académico durante el desarrollo del Servicio Social en el que deberán participar tanto las instituciones educativas como las de salud.

3.   Diseñar un proceso de evaluación que permita, tanto al alumno como a las instituciones de salud y educativas valorar el grado de conocimientos con los que cuentan los prestadores de servicio a fin de que sea tomado en cuenta para la emisión de una calificación final del periodo académico.

4.   Implementar un sistema que permita fomentar la investigación en salud pública en los servicios estatales de salud bajo la tutoría de un profesor procedente de la institución educativa de origen del alumno y asesorado por un recurso humano capacitado de la institución de salud.

Metodología

A). Curso de inducción al puesto

El Programa Académico para Servicio Social de medicina deberá dar inicio con un curso de inducción, incluso antes de la selección del campo clínico, en las propias escuelas y con apoyo de las instituciones de salud receptoras de médicos pasantes, donde se logren abatir todas las dudas y temores por falta de información de los alumnos; las escuelas de medicina organizarán un curso presencial con los siguientes temas:

1.   Conceptualización del Servicio Social en Medicina.

2.   Objetivos del Servicio social en medicina.

3.   Características de las unidades que integran el catálogo de unidades receptoras. (Tiempo, forma y vía de traslado, medios de comunicación, características de la unidad receptora, promedio de consulta, equipo de trabajo, etc.).

4.   Derechos y obligaciones de los médicos pasantes en servicio social.

5.   Sistema de Protección Social en Salud.

Así mismo, los servicios estatales de salud organizarán un curso de inducción al puesto en cada jurisdicción sanitaria con apoyo de las universidades sedes del estado, con temas como:

1.   Estructura orgánica de los Servicios Estatales de Salud.

2.   Panorama epidemiológico de la región.

3.   Desarrollo del Servicio social (Entrega de programa operativo).

4.   Desarrollo de procesos administrativos.

5.   Programas de salud prioritarios.

B). Educación Médica Continua.

La propuesta es que el programa académico para el servicio social se torne obligatorio tanto para las instituciones educativas como para las de salud, pero sobre todo para los médicos pasantes en servicio social, la modalidad la seleccionará la propia subdirección de enseñanza del estado, los temas se desarrollarán uno cada mes, esto implica que los médicos pasantes participen como sujetos activos que movidos por sus propios intereses y afectos busquen los espacios y recursos para realizar todas y cada una de las tareas asignadas; así mismo, implica que los servicios estatales de salud y las instituciones educativas garanticen la participación de médicos comprometidos con la enseñanza, capaces de generar y motivar conocimiento en los médicos.

Las modalidades pueden ser presenciales con reuniones mensuales por región en las jurisdicciones u hospitales según sea el tema y se ubique un médico general o especialista con competencias para compartir y generar conocimiento en los médicos pasantes.

Se propone también la modalidad a distancia, en una comunidad virtual, en donde los tutores serán médicos generales o especialistas con competencias para compartir y motivar la participación de los becarios en las actividades asignadas, esta plataforma virtual se puede generar a través del sistema “moddle” que es un sistema de gestión de cursos de distribución libre, que ayuda a crear comunidades de aprendizaje en línea; o cualquier plataforma tecnológica LMS (Learning Managment System); que las instituciones de salud o educativas cuenten. Los temas se abordarán por semana con la facilidad de que las actividades las puede desarrollar en cualquier momento si cuenta con internet en la comunidad asignada; pero si no fuera el caso, entonces el médico pasante podrá contar con el apoyo de la jurisdicción a fin de que proporcionen un máquina con acceso a internet por semana para que el médico descargue sus recursos y los trabaje en su unidad, a la semana siguiente podrá accesar a dicho equipo de cómputo a fin de cumplir con sus tareas, foros o actividades diversas. Si esto no fuera posible, por alguna razón, el médico puede acudir a su domicilio o a un café internet y con una baja inversión económica, puede tener acceso a un equipo de cómputo realizar las actividades asignadas por semana a fin de tener las ventajas de la asincronía académica propuesta a distancia.

Si esta modalidad no puede llevarse a cabo por las condiciones geográficas o tecnológicas del estado, entonces se desarrollarán los temas virtuales uno por mes a fin de que se realice un programa virtual sin necesidad de internet, con la generación de un disco compacto con todos los recursos académicos, guías, videos, artículos, cuestionarios, etc. a fin de que el médico pasante vaya revisando uno a uno estos temas; para garantizar la participación permanente y constante de los médicos pasantes, las universidades y jurisdicciones sanitarias buscarán el mecanismo de asesoría presencial o a distancia a fin de que cada alumno tenga el beneficio de la capacitación.

Deberán entregar de manera mensual en la jurisdicción a la que pertenecen las guías contestadas y deberán realizar una evaluación de conocimientos con casos clínicos relacionados al tema, en las jurisdicciones u hospitales cercanos a la comunidad asignada.

El programa académico en su vertiente de educación médica continua, en cualquiera de sus modalidades, contará con el desarrollo de un tema mensual, mismo que deberá ser asesorado por un médico asignado por las universidades sede del estado, así como por la jurisdicción de responsabilidad. El médico pasante deberá participar en presentaciones de casos clínicos y comunitarios, que deberán contar con la tutoría de personal calificado. Contará con evaluaciones por tema genérico a fin de que los médicos pasantes en servicio social presenten una evaluación de conocimientos mensual, basada en casos clínicos y epidemiológicos que generen una actitud crítica y analítica en los alumnos que permita coadyuvar a su formación. Dichas calificaciones serán promediadas y serán tomadas en cuenta para la emisión de una calificación final que deberá ser superior a 7.0 en promedio global para la obtención de la carta de terminación del servicio social; caso contrario, el médico pasante en servicio social deberá realizar un curso y examen de recuperación posterior al periodo académico de servicio social en las universidades, para obtener la carta de terminación en comento.

C). Investigación Operativa.

Así mismo, el médico pasante contará con la asesoría de un tutor escolar y uno de los servicios estatales de salud para que desde el inicio del servicio, una vez realizado un diagnóstico de situación de salud del área de responsabilidad sanitaria, o actualización del mimo; pueda elegir un tema y desarrollar una investigación socio sanitaria y desarrolle un protocolo, intervención o investigación que será el requisito final, junto con la calificación aprobatoria del curso de educación médica continua. Así los alumnos tendrán la oportunidad de registrar y manejar datos estadísticos, epidemiológicos y socioeconómicos, así como manejo de metodología de la investigación científica.

La propuesta de que tanto el desarrollo de la investigación como una calificación aprobatoria del curso de educación continua sean los requisitos más importantes para la entrega de la constancia de terminación del Servicio Social es para fomentar el estricto cumplimiento tanto de las instituciones de salud, educativas y de los alumnos a fin de lograr coadyuvar en la formación de recursos humanos con enfoque a la atención primaria de la salud.